Proyecto Ediciones

Un nombre

Proyecto es un concepto fundamental en la analítica existencial del ser humano que realiza el pensador alemán Martín Heidegger. «Pro-yecto» significa literalmente lo que está lanzado hacia delante y, desde Heidegger, refiere a nuestra esencial constitución de abiertos a la posibilidad de ser: existimos siempre en posibilidades de ser esto o aquello, pues no somos a la manera de la roca o el animal que perseveran en su ser, idénticos siempre a sí mismos. 

En ese sentido, puede decirse que el ser humano es pura pretensión de resolución de su ser y existimos precisamente como el ente que opta y realiza unas posibilidades y descarta otras de manera continua, pero sin llegar nunca a un destino. El proyecto abre el espacio de juego de las posibilidades del ser humano, en cuanto que éste no se define únicamente por lo que ya es, sino esencialmente por lo que puede llegar a ser en cada caso, en cada momento. 

En esta medida el concepto proyecto, entendido existencialmente, no hace referencia a un plan concreto que un ser humano pretende realizar, a un deseo específico que anhela materializar, a un proyecto particular en el que se quiere embarcar, sino precisamente a la condición ontológica de posibilidad de cualquier plan, deseo o proyecto humano concreto. Es por nuestra esencial apertura al ser, por nuestra esencial proyección en posibilidades, que podemos lanzarnos a darle concreción inacabada —pues la carencia nunca dejará de constituirnos— a esa indeterminación que cada uno constituye: esa paradójica tarea constituye nuestra existencia, y ésta, desde este punto de vista, sería definida precisamente como un proyecto que cada ser humano particular debe elegir si tomar entre manos o realizarlo según los dictámenes de los demás.

Nuestra editorial precisamente lleva el nombre «Proyecto» porque la hemos tomado como una apuesta en común, desde una existencia expresamente asumida, que busca propagar, mediante la edición de libros y como proyecto de economía solidaria, expresiones plurales del conocimiento y de la cultura, dentro de los saberes humanos y sociales, la filosofía, la literatura etc., que favorezcan la reflexión ciudadana, el debate de ideas y la comprensión en torno a los aspectos subjetivos y sociales en los que se configura lo humano. 

Proyecto Ediciones quiere darle un lugar en la sociedad a aquellos libros y autores que, aunque han caído en el olvido, propician una expansión de nuestro mundo, así como a aquellos que siendo contemporáneos y valiosos no encuentran un lugar en el mercado editorial. Buscamos que nuestra producción editorial sea, al mismo tiempo que rigurosa y esmerada, asequible a todas las personas —independientemente de su formación académica y de su posición socioeconómica— que descubren que la cultura y la cualificación intelectual constituyen una riqueza que permite potenciar la vida. En síntesis, Proyecto Ediciones es la proyección de una posibilidad: la de lograr una sociedad más justa y con mejores herramientas para elaborar creativamente sus conflictos, y la de hacer existir una aspiración mediante un trabajo en marcha.

Un nombre

Proyecto es un concepto fundamental en la analítica existencial del ser humano que realiza el pensador alemán Martín Heidegger. «Pro-yecto» significa literalmente lo que está lanzado hacia delante y, desde Heidegger, refiere a nuestra esencial constitución de abiertos a la posibilidad de ser: existimos siempre en posibilidades de ser esto o aquello, pues no somos a la manera de la roca o el animal que perseveran en su ser, idénticos siempre a sí mismos. 

En ese sentido, puede decirse que el ser humano es pura pretensión de resolución de su ser y existimos precisamente como el ente que opta y realiza unas posibilidades y descarta otras de manera continua, pero sin llegar nunca a un destino. El proyecto abre el espacio de juego de las posibilidades del ser humano, en cuanto que éste no se define únicamente por lo que ya es, sino esencialmente por lo que puede llegar a ser en cada caso, en cada momento. 

En esta medida el concepto proyecto, entendido existencialmente, no hace referencia a un plan concreto que un ser humano pretende realizar, a un deseo específico que anhela materializar, a un proyecto particular en el que se quiere embarcar, sino precisamente a la condición ontológica de posibilidad de cualquier plan, deseo o proyecto humano concreto. Es por nuestra esencial apertura al ser, por nuestra esencial proyección en posibilidades, que podemos lanzarnos a darle concreción inacabada —pues la carencia nunca dejará de constituirnos— a esa indeterminación que cada uno constituye: esa paradójica tarea constituye nuestra existencia, y ésta, desde este punto de vista, sería definida precisamente como un proyecto que cada ser humano particular debe elegir si tomar entre manos o realizarlo según los dictámenes de los demás.

Nuestra editorial precisamente lleva el nombre «Proyecto» porque la hemos tomado como una apuesta en común, desde una existencia expresamente asumida, que busca propagar, mediante la edición de libros y como proyecto de economía solidaria, expresiones plurales del conocimiento y de la cultura, dentro de los saberes humanos y sociales, la filosofía, la literatura etc., que favorezcan la reflexión ciudadana, el debate de ideas y la comprensión en torno a los aspectos subjetivos y sociales en los que se configura lo humano. 

Proyecto Ediciones quiere darle un lugar en la sociedad a aquellos libros y autores que, aunque han caído en el olvido, propician una expansión de nuestro mundo, así como a aquellos que siendo contemporáneos y valiosos no encuentran un lugar en el mercado editorial. Buscamos que nuestra producción editorial sea, al mismo tiempo que rigurosa y esmerada, asequible a todas las personas —independientemente de su formación académica y de su posición socioeconómica— que descubren que la cultura y la cualificación intelectual constituyen una riqueza que permite potenciar la vida. En síntesis, Proyecto Ediciones es la proyección de una posibilidad: la de lograr una sociedad más justa y con mejores herramientas para elaborar creativamente sus conflictos, y la de hacer existir una aspiración mediante un trabajo en marcha.

Una imagen

Catalejo, compuesta por la palabra catar, que refiere, en una de sus acepciones ya en desuso, a ver, mirar y por la palabra lejos, significa etimológica y literalmente «mirar lejos». 

Un catalejo es un instrumento óptico monocular empleado para ver de cerca objetos lejanos. Esta herramienta náutica sirvió a los navegantes desde el siglo XVI como guía para orientar su rumbo y como medio para avistar desde su barco los objetos que se divisaban en la lejanía.

El catalejo es un medio para navegar, un instrumento que acompaña un camino movilizado por un punto de llegada, pero que opera y tiene vital relevancia sólo en el curso del camino mismo. Tal es el sentido que tiene Proyecto Ediciones: operar en el curso del camino hacia la conquista de una «vida cualitativamente mejor». La editorial, como el catalejo, cobra sentido y tiene una función debido a que si bien las aspiraciones y propósitos que la animan fueron los que propulsaron su creación, son en realidad las acciones que adelanta las que dan sentido a su existencia. Es decir, en el hacer de la editorial se halla vivo un sentido que no requiere metas.

Además de esto, el catalejo permite divisar los impedimentos que se encuentran en determinado camino; en este sentido, el catalejo permite avanzar desde el reconocimiento de la dificultad. La apuesta que persigue la editorial entiende de los obstáculos y las dificultades implicadas en aventurarse a materializar unas determinadas proyecciones de cuño social y cultural. Es por esto y por todo lo demás que Proyecto Ediciones se compone de un catalejo como ícono.

Una imagen

Catalejo, compuesta por la palabra catar, que refiere, en una de sus acepciones ya en desuso, a ver, mirar y por la palabra lejos, significa etimológica y literalmente «mirar lejos». 

Un catalejo es un instrumento óptico monocular empleado para ver de cerca objetos lejanos. Esta herramienta náutica sirvió a los navegantes desde el siglo XVI como guía para orientar su rumbo y como medio para avistar desde su barco los objetos que se divisaban en la lejanía.

El catalejo es un medio para navegar, un instrumento que acompaña un camino movilizado por un punto de llegada, pero que opera y tiene vital relevancia sólo en el curso del camino mismo. Tal es el sentido que tiene Proyecto Ediciones: operar en el curso del camino hacia la conquista de una «vida cualitativamente mejor». La editorial, como el catalejo, cobra sentido y tiene una función debido a que si bien las aspiraciones y propósitos que la animan fueron los que propulsaron su creación, son en realidad las acciones que adelanta las que dan sentido a su existencia. Es decir, en el hacer de la editorial se halla vivo un sentido que no requiere metas.

Además de esto, el catalejo permite divisar los impedimentos que se encuentran en determinado camino; en este sentido, el catalejo permite avanzar desde el reconocimiento de la dificultad. La apuesta que persigue la editorial entiende de los obstáculos y las dificultades implicadas en aventurarse a materializar unas determinadas proyecciones de cuño social y cultural. Es por esto y por todo lo demás que Proyecto Ediciones se compone de un catalejo como ícono.

Sobre nuestra editorial

Reproducir vídeo

El nuevo Proyecto del CEEZ

El Centro de Estudios Estanislao Zuleta se alegra de compartir con la ciudad una buena nueva: pronto les estaremos presentando un nuevo proyecto que se suma a nuestra habitual labor cultural, que ha sido la de propender por una democratización de los saberes para ponerlos al servicio de la reflexión de nuestras problemáticas subjetivas y de nuestra realidad social. Un nuevo proyecto que permitirá pasar entre pulgar e índice las palabras, esa «posibilidad de que el mundo diga al mundo», esa «posibilidad de que el mundo diga al ser humano»...
Reproducir vídeo

«La búsqueda insaciable» de Eduardo Gómez [Booktrailer]

La búsqueda insaciable testimonia la lucha por no desistir en encontrar el sentido y la autenticidad del devenir personal, pero no es una historia ejemplarizante, su protagonista no es un héroe en el sentido convencional. La fuerza de esta novela radica en la capacidad de estimular el pensamiento mediante las identificaciones y contraidentificaciones que puede producir un personaje que emprende, sin contar con una ruta o puerto de llegada preestablecidos, esa búsqueda difícil, siempre inacabada, que anima toda existencia conscientemente asumida.